Dualgres_Arti-Vera

Dual Gres, Colección Arti, Serie Decor Vera Blue (30 x 60 cm)

El paso del tiempo es una realidad irremediable que genera dos retos permanentes en el interiorismo: la durabilidad de los materiales y la actualidad del diseño. Dos terrenos donde la cerámica es la opción perfecta para combatir la huella que dejan los años en los espacios. Su resistencia y sus infinitas posibilidades estéticas, hacen que el futuro regrese siempre a sus brazos.

En esta línea, existe una clara tendencia hacia piezas neutras, donde la atemporalidad es la clave del diseño. Prueba de ello es el actual auge de los azulejos cuadrados y esmaltados en colores planos que llenan espacios comerciales y residenciales por igual. En esta búsqueda de la inmortalidad, la cerámica que se verá este 2017 viene marcada por los acabados metálicos, el aspecto de terrazo, las superficies con volumen, los azulejos de corte clásico, la combinación de tamaños y la estética posmoderna.

Look metálico

Oro envejecido y rosa, latón y cobre, son los acabados que despuntan en las últimas ferias dedicadas al diseño. Desde hace algunos años empresas y diseñadores se están fijando en el pasado para reclamar aquellos útiles y materiales que han dado buen resultado históricamente, donde el metal es un imprescindible. Este fenómeno responde a una búsqueda de valores seguros y de piezas atemporales, razones por las que la cultura del diseño avanza lentamente, aunque con paso firme.

Dune Cerámica_Megalos_Gold

Dune Cerámica, Colección Megalos, Serie Grace Gold (30x30cm)

Entre las preferencias actuales está la reivindicación de los iconos del diseño y la recuperación de materiales nobles que ofrezcan nuevas posibilidades productivas. Es el caso de la vuelta de los metales y los acabados metalizados en el sector del hábitat. Una tendencia que inicialmente ha penetrado desde el sector del mueble y los complementos del baño y que poco a poco está cogiendo fuerza en los revestimientos.

En la cerámica se vuelve a usos más clásicos de los metalizados con decoraciones completas en las que las combinaciones de texturas, la mezcla de brillo mate y los juegos sutiles con volúmenes se convierten en los aliados del diseño de estas colecciones. Efectos espejados, incrustaciones de brillos y tonos metalizados e iridiscencias componen este tipo de propuestas cerámicas.

Pasión Straciatella

Unos de los materiales tradicionales que está cogiendo una gran presencia en muchos proyectos de interiorismo son los aglomerados derivados de las piedras, que la cerámica reproduce a la perfección. Se trata de materiales compuestos por un aglomerante, que sirve como elemento de unión entre fragmentos, tradicionalmente cemento al natural o coloreado, y fragmentos de piedras provenientes de bloques no aprovechables de piedra natural.

Vives

Vives Cerámica, Colección Ceppo di Gre, Serie Oriyas Natural (60x60cm)

El acabado que emula el terrazo es sin duda el que más relevancia está teniendo, ya que los interioristas y arquitectos lo valoran como un material con un carácter natural que replica ese efecto sal y pimienta o stracciatella que está volviendo a entrar en juego.

El futuro cerámico regresa así al aspecto del terrazo, un material cuyo origen se encuentra en los palacios venecianos del siglo XV y que revive la estética de los años 60 y 70 en España. Este fenómeno hace que la cerámica  que reproduce esta apariencia comience a tomar impulso., reinterpretando la forma de entender las baldosas pétreas desde el interiorismo.

Superficies táctiles

A través de esta tendencia se descubre el placer de las superficies, donde la cerámica genera cuerpo y volumen junto a efectos tridimensionales gracias a los avances tecnológicos implantados en el sector. Ahora la atención se centra en la percepción del usuario. La tactilidad toma presencia tanto de manera visual como físicamente en la búsqueda de recubrimientos con un carácter marcado que evidencia el avance hacia una cerámica con mayor importancia decorativa.

natucer

Natucer, Colección Escama, Serie Art (12,7×6,2 cm)

Esta tendencia viene de la mano de las últimas innovaciones productivas que permiten recrear con mayor precisión los relieves gracias a la impresión de tintas y esmaltes, acompañados de la mejora de los procesos productivos clásicos. Textiles con relieves, planchas metálicas y sencillamente decoraciones volumétricas del material cerámico son algunas de las reproducciones que vienen este año. Su punto en común es el uso de una paleta de color neutra y acabados mates o semisatinados.

El objetivo de esta tipología cerámica es generar contrastes entre superficies pulidas y acabados rugosos, entre esmaltes brillantes y mates, incluso entre formas planas y volumétricas. Son opciones que presentan una apariencia estética simple con un repertorio gráfico depurado, así como una extensa variedad de reproducciones de texturas naturales.

Vuelta a los orígenes

Toda tendencia tiene su contratendencia. En los últimos años, arquitectos e interioristas están aparcando el estilo minimalista y la cerámica neutra para explorar las posibilidades de la cerámica artesana de pequeño formato como una vía para dar personalidad única a los espacios.

casceramica

CasCeramica, Colección Artline, Serie Star (15×40 cm)

Así se vuelve a categorías de producto donde la cerámica adquiere una dimensión más decorativa, donde el color vuelve a tomar importancia y donde los modelos artesanos se luzcan. De este modo, el barro cocido, los motivos artesanos revisados y los clásicos cerámicos son referencias recuperadas. Una tendencia en la que el formato pequeño es el rey y que no se queda únicamente en la cerámica, sino que parece haber invadido las superficies en general.

Se retoma la dimensión folclórica de la cerámica, recuperando clásicos de este material, pero también buscando referencias en otras culturas y países. Así las gráficas africanas o latinas se toman como punto de partida para crear nuevos diseños con un claro componente decorativo. Podríamos decir que el futuro regresa a la tradición cerámica, a esas colecciones destinadas a convertirse en las protagonistas de un espacio.

Pequeño, grande

A pesar de que las innovaciones productivas del sector cerámico apuestan por formatos de grandes dimensiones, la vuelta de los pequeños formatos en la decoración del hogar es imparable. A su vez, los grandes formatos están encontrando nuevos escenarios donde la cerámica entra en juego y ocupa un papel distinto al que se le tenía reservado tradicionalmente. Dentro de esta tendencia encontramos dos cuestiones aparentemente contrapuestas, pero que productivamente están convergiendo en un camino común: desde el XXL al XXS.

alttoglass

Alttoglass, Colección Ink, Serie Fabric Green (33,3×33,3cm)

Ahora que los grandes formatos en cerámica están alcanzando la excelencia productiva, lo pequeño vuelve a cobrar protagonismo, donde los diseñadores pueden aportar su visión más personal. Así, los azulejos como elemento fundamental de la decoración, la personalización y la fabricación bajo pedido son ya realidades que resurgen en el interiorismo.

Además, la recuperación de los formatos de colocación tradicionales como la espiga húngara con diferentes variantes o el parquet florentino son fenómenos que están teniendo incidencia en los sectores del lujo y que se verán también trasladados al sector cerámico. Una prueba más de que la versatilidad de la cerámica la convierte en un material donde todo es posible.

New Memphis

La crisis de la modernidad en los años 80 desembocó en una generación de vanguardias artísticas de diversa índole donde destaca el Grupo de Memphis, formado por diseñadores de Italia, España, Japón y Estados Unidos que reclamaban una nueva forma de entender el diseño. Este año, esa corriente rompedora que se opone al good design resucita con fuerza en el sector cerámico.

Undefasa

Undefasa, Colección Caleidos (23x27cm)

Las tendencias en interiorismo vuelven la mirada atrás buscando respuestas en los movimientos del pasado y recuperan del New Memphis los diseños llenos de color y una gran espectacularidad formal. De esta forma, se consolida como reacción tras unos años dominados claramente por estéticas minimalistas, en las que también el estilo industrial y el diseño escandinavo habían eliminado la presencia de color en la cerámica.

Se mantiene por tanto la importancia de los estampados y de las composiciones gráficas. Se pueden encontrar acabados brillantes y uso de colores vibrantes incluso llegando al flúor. En ellos, las formas geométricas tienen una importancia protagonista y en general veremos producto influido por una corriente del diseño gráfico alegre y divertido. Hoy en día hay una gran cantidad de ejemplos en baldosas cerámicas de pequeño formato, tanto en gres esmaltado como en porcelánico.