Además de las nuevas tendencias en CERSAIE 2011 recogidas anteriormente (la inspiración natural, los mosaicos y los motivos geométricos), las últimas colecciones de los fabricantes españoles reinterpretan con nuevos colores y motivos la cerámica a través de ambientes clásicos con inspiración palaciega o con brocados tradicionales que nos transportan a nuestra niñez. Además los azulejos cerámicos reivindican la tercera dimensión y los relieves que aportan originalidad y diseño en estas nuevas colecciones.

Los colores: los tonos más ácidos y saturados conviven con paletas claras y acabados pastel. Además los estampados son otra baza importante en las nuevas colecciones de los fabricantes españoles en CERSAIE 2011: desde los clásicos topos o rayas hasta impresiones con imágenes realistas como frutas o flores.

Nos proponen una vuelta a las raíces a través de espacios decorados con brocados y adamascados, que recubren paredes y suelos en diferentes habitaciones: desde la cocina, aportando esa esencia tradicional, al baño, dándole un toque arabesco. Los clásicos vuelven además en otra vertiente: la palaciega, con ambientes que recuerdan fastuosas mansiones llenas de luz y amplitud.

La cerámica con volumen es otra de las apuestas del sector español en la feria internacional. Se trata de una nueva concepción del espacio, siempre a favor de la sugestión. Hasta podría hablarse de una cierta redefinición del factor tridimensional, donde prima la sensualidad y el afán por jugar con las texturas. Las luces y sombras que crean estos relieves según la incidencia de la luz hacen que se lleguen a alcanzar extensas gamas de color en función del momento del día, dinamizando el ambiente.

Por último, otro de los rincones de los que no se olvidan las marcas españolas en CERSAIE 2011 son los patios, porches, terrazas y fachadas. Las ventajas de los pavimentos cerámicos, unidas a la diversidad de motivos, acabados y tamaños convierten a este material en idóneo también para exteriores, y las nuevas colecciones apuestan por los tonos tierra para resultados rústicos; piezas en ocres, grisáceos y azulados para ambientes más naturales; y suelos en degradado o destonificados si se busca un toque artesano. Por otro lado, las fachadas ventiladas cerámicas mejoran el comportamiento térmico de los edificios, protegen de humedades y refrigeran el edificio. Todo ello sin resentirse la estética ni el diseño y colaborando a la sostenibilidad de la construcción.

Puedes acceder a más información sobre las empresas españolas participantes descargando el catálogo