Ya no se trata solo de hacer más eficiente lo que ya tenemos (reducir, reutilizar y reciclar) si no de plantear cambios paradigmáticos en cómo estamos haciendo las cosas, lo cual exige una nueva mentalidad. Así, los objetos se diseñan junto a su ciclo natural de vida, teniendo en cuenta los materiales y recursos que se van a consumir, cómo se van a utilizar y cómo vuelven a la naturaleza de forma provechosa o son reincorporados de nuevo en los ciclos industriales. En este sentido, las baldosas cerámicas hacen enormes esfuerzos por satisfacer las exigencias de la construcción y de la arquitectura actual, aportando propuestas innovadoras en el ámbito técnico, estético y de ahorro energético.

Fuente: OTH Cuaderno de tendencias del hábitat 10/11