¿Has pensado últimamente que tu salón necesita un aire más “señorial”, pero sin perder un ápice de modernidad? Los azulejos y pavimentos cerámicos pueden ayudarte a crear ese ambiente inspirado en la época dorada de los palacios, aportando distinción y brillantez, características de la moda imperante de los siglos XVII y XVIII. A continuación podrás encontrar algunas pautas para reformar tu salón, baño e incluso tu habitación con este estilo.

El neobarroco, una de las tendencias enmarcadas en este género, rompe con su estética estudiadamente cargada la pureza que rige los ambientes. Los pavimentos y revestimientos cerámicos apuestan por la sinuosidad de las curvas, los reflejos áureos o argentados, los ornamentos, así como la pasión por el blanco y negro o los colores intensos y brillantes, que conviven a la perfección con la recta y el equilibrio.
Se busca la elegancia que consiguen los acabados cerámicos en negro, combinados con el dorado y plateado. La imaginación del neobarroco surge también en tonos verde manzana, turquesas, rosados y rojos. En este estilo conviven elementos con un gusto vintage, que crean atmósferas lujosas y únicas. Usando las piezas cerámicas más recargadas, los espacios sobrios se convierten en lugares glamurosos, elegantes en exceso y exclusivos en esencia.

Cenefas, medallones y tapices cerámicos para las paredes, que se llenan de exuberancia y suntuosidad. La cerámica revive el esplendor de las artes decorativas francesas, recreando policromías, damasquinados y panes de oro. Las paredes de toda la casa adquieren una prestancia que da un aire señorial a espacios como el recibidor, el comedor o los dormitorios. Además, las cualidades propias de la cerámica como su calidad, dureza y resistencia, hacen que estos espacios, aparte de bellos, sean inalterables al paso del tiempo, como el propio estilo.

Pero si tu elección es una decoración de líneas más sobrias, en el neoclasicismo encontrarás ese toque de perfección que buscas. Puedes lograr ese equilibrio a través del uso de la geometría y de detalles de arquitectura clásica que encuentras en las colecciones cerámicas. Esta combinación ayuda a crear ambientes llenos de elegancia, en los que se funden las líneas más puras con la sensualidad de las curvas. La majestuosidad de los espacios se logra usando las baldosas de mayor tamaño, en superficies continuas, con juntas imperceptibles.

No existen excusas para no crear tu propio palacio en casa.

Encuentra tu cerámica