La amplia oferta de revestimientos y pavimentos cerámicos hace que podamos encontrar baldosas de todos los formatos y para todos los gustos. Sin embargo, a la hora de realizar una reforma en casa, es bueno conocer las ventajas que ofrecen los diferentes tamaños de baldosas cerámicas para conseguir el aspecto que deseamos en nuestro hogar:

Piezas pequeñas: son conocidas también como mosaicos. Estas piezas suelen medir 1,5×1,5 cm y son muy utilizadas si queremos revestir una superficie curva o pretendemos resaltar una zona determinada. Prueba a revestir la zona de la ducha con mosaico cerámico y conseguirás diferenciar varios ambientes en tu cuarto de baño.

Diseño clásico: reinventa tu hogar con piezas de tamaño clásico e incluso retro para darle un aire acogedor a estancias como el salón, la cocina, el baño o incluso el cenador exterior. El formato 10×10 cm renace ahora en pavimentos y revestimientos de nuevos colores y texturas con un aspecto avant-garde.

Los más habituales: los azulejos rectangulares o cuadrados de 30×60, 20×20 y 30×30 cm son los más utilizados pues encajan a la perfección en todo tipo de estancias y hogares. Si quieres dar un aire moderno a tu casa, puedes jugar con la colocación en diagonal o entremezclar baldosas de diferentes diseños y colores.

Listelos o cenefas: son piezas especiales encargadas de dar ese toque personal que los revestimientos y pavimentos necesitan para destacar. Una buena idea: utilizar estas pequeñas piezas para contrastar y romper la monotonía de las superficies monocromáticas o más neutras.

Grandes formatos: son las piezas que más recientemente han entrado en los catálogos de los fabricantes. Los grandes formatos nacieron con el objetivo de ofrecer un efecto de continuidad visual al disminuir el número de juntas. Piezas de 50×100, 60×120 cm y hasta las de 3×1 m, son las más apropiadas para recubrir exteriores y espacios diáfanos donde se pretenda lograr una sensación de amplitud. Una buena idea es revestir las paredes de tu salón con piezas de gran formato en posición horizontal, así conseguirás que no pasen desapercibidos.

Más piezas especiales: las piezas especiales son aquellas que buscan dar solución a espacios muy concretos o que tienen una función determinada como rematar el revestimiento de áreas complicadas, como por ejemplo los ángulos y encuentros; peldaños, rodapiés o simplemente como elemento decorativo y estético dentro de una composición. No dudes en utilizarlas, hay tantas soluciones como infinidad de situaciones.

Encuentra tu cerámica