Los revestimientos cerámicos son, sin duda, una buena elección cuando se quiere integrar respeto por la naturaleza y calidad. Los colores de la naturaleza inspiran las últimas colecciones de parqué cerámico que aúnan la estética de la madera y las altas prestaciones de la cerámica:

Los pavimentos claros, en tonos arce o miel, son idóneos para estancias a las que se pretenda dar mayor iluminación y amplitud.
Los colores roble o haya, por su fácil combinación, son muy apropiados para dormitorios infantiles y juveniles. Un consejo: si utilizas estos colores en el pavimento cerámico, será más fácil realizar cambios y reformas a menudo.
Veteados: otra tendencia en revestimientos y pavimentos cerámicos se inspira en las vetas naturales de algunas especies de árboles, como el pino. Al igual que en la naturaleza, las baldosas cerámicas veteadas también pueden ser únicas ya que las piezas no se repiten.
Cerezo: los colores afrutados y rojizos como los del cerezo son fantásticos para lugares de descanso y acogedores donde prime el relax.
Los pavimentos más oscuros, inspirados en el wengué, son los más elegantes. Combinados con una decoración en tonos claros, nunca pasarán de moda.

Además de por su valor estético, muchas personas eligen los azulejos y pavimentos cerámicos por sus características funcionales como la durabilidad o la eliminación de cargas electrostáticas. Por otro lado, la cerámica es un excelente conductor y acumulador del calor cuando se combina con calefacciones de suelos radiantes proporcionando a los hogares un gran confort.

Por otro lado, encontramos azulejos y pavimentos cerámicos que se inspiran en piedras y son adecuados para revestir paredes y suelos. Las texturas, formas y colores pueden multiplicar las posibilidades de crear diferentes ambientes partiendo de un mismo espacio. Las nuevas colecciones ofrecen piezas veteadas o con brillo inspiradas en minerales. Los tonos ocres o verdosos, la gama de los grises y los negros contribuyen a crear una belleza clásica.

Encuentra tu cerámica