Se trata de dar la vuelta a la actividad del diseño en sí misma, que busca formas de comprometerse y conciliarse con el medio en el que vivimos, enfrentándose la cultura del kleenex, donde se proponen nuevos productos de forma continua y en muchas ocasiones innecesaria. Se trata, entonces, de diseñar pensando en “sacar el mayor partido” a todo lo ya existente, aprovechándolo al máximo y generando productos a través de combinaciones de lo que ya poseemos; por otro lado se simplifica y reduce hasta dejar a los objetos al desnudo, a lo básico. Basik & Raw enlaza con los pavimentos y recubrimientos cerámicos por las altas prestaciones que éstos poseen: calidad, mantenimiento mínimo, resistencia a la humedad, luminosidad, calidez, diseño, además de la combinabilidad: Todas estas características hacen de la cerámica un material duradero y resistente al paso del tiempo.

Fuente: OTH Cuaderno de tendencias del hábitat 10/11