Siguiendo con la serie de procesos de personalización de cerámica, en esta entrada vamos a explicaros la técnica del corte hidráulico.

El corte hidráulico es un proceso de corte de piezas cerámicas que, a diferencia del corte radial, permite cortar formas curvas con las características gráficas deseadas, desde el trazo manual a las líneas geométricas más precisas.

Este proceso ha facilitado la realización desde piezas de carácter funcional, como placas para el sistema de timbres o rotulación en puertas de edificios, hasta grandes composiciones murales de carácter decorativo.

Por otra parte también ha aportado múltiples piezas decorativas para la oferta de pavimento y revestimiento cerámico como cenefas, rosetones o intervenciones aleatorias en paredes y suelos.