Cerámica Elías_ Serie Milenium

La junta o separación física entre las baldosas tiene importantes funciones técnicas para el buen aspecto y durabilidad del recubrimiento cerámico. Contribuyen a absorber las tensiones de compresión y tracción, son impermeables al agua y permeables al vapor, y ayudan a absorber las tolerancias dimensionales de las baldosas.

Como operación de acabado, el rejuntado debe proporcionar juntas uniformidad de textura y color, ausencia de fisuras y eflorescencias y el menor mantenimiento posible. Para ello, debemos seguir los siguientes pasos en el caso de materiales tipo CG2:

  1. Las juntas de colocación deben estar secas, vacías y limpias de cualquier resto en todo el grosor de la baldosa.
  2. La aplicación del material de rejuntado se realizará según las instrucciones del fabricante en proporciones y lo amasaremos con agitador mecánico de baja velocidad.
  3. Se aplicará con los útiles apropiados: llana de goma dura y filo vivo y esponjas acopladas a talochas o llanas.
  4. La operación de rejuntado debe iniciarse después de superar el tiempo, tras la puesta en obra de las baldosas, que indique el fabricante del adhesivo.
  5. Con la llana adecuada, extenderemos el material en diagonal respecto a la trama de juntas para que el material penetre uniformemente en toda su profundidad.
  6. Con la ayuda de un llaguero o útil equivalente se dará la textura y curvatura definitivas cuando sea necesario.
  7. Transcurrido el tiempo indicado por el fabricante, se procederá a la primera limpieza con agua en toda la superficie con esponja rígida en diagonal o en movimientos circulares.
  8. La esponja debe aclararse y escurrirse con la mayor frecuencia posible, renovando también a menudo el agua de aclarado.
  9. En una segunda limpieza con agua se dejará el recubrimiento en condiciones de entrega.

Tener en cuenta que siempre que realices reformas en tu hogar es recomendable contar con el asesoramiento de un colocador profesional.