Esta tendencia es una nueva manera de apreciar la exclusividad, donde se reconcilia el know how tradicional del artesano con una interpretación creativa y personal del diseñador. Cada producto contiene una historia, una personalidad única y una sabiduría ancestral. De este modo, se valora en mayor medida la autenticidad, que se traduce en la búsqueda de una calidad extrema y un fuerte componente artístico y manual en el que el valor percibido del producto y el real, se aproximan.

Esta tendencia conecta muy bien con muchos de los productos cerámicos. Por un lado, es un retorno a las raíces, pero interpretadas en la actualidad. Las colecciones cerámicas más naturales (barro cocido, gres rústico)… son reflejo de esta característica de la tendencia. Además, el recuerdo del trabajo hecho a mano, a modo de “sastre”, personalizados, se puede encontrar en muchas líneas de azulejos y pavimentos cerámicos (pequeñas series). Otro de los atributos de la cerámica, que es la perdurabilidad, encaja muy bien con Sublime by hand, que busca objetos que nos acompañen a lo largo de un tiempo de nuestra vida.

Fuente: OTH. Cuaderno de Tendencias del Hábitat 10/11.