Si has decidido hacer reforma en casa, los revestimientos y pavimentos cerámicos serán tus mejores aliados por sus múltiples ventajas. A continuación te damos algunas claves para apostar por este material.

Es un producto natural: La materia prima que lo compone proviene de la tierra (arcilla), que junto al agua y el fuego de cocción, hacen de la cerámica un producto natural y de alta calidad. Tres elementos básicos de la naturaleza para la mejora del hogar.

Es versátil. La cerámica es apta para cualquier superficie. Y no sólo eso, además de renovar con ella suelos y paredes, es perfecta para revestir muebles de obra o elementos decorativos (armarios empotrados, estanterías, librerías, cabeceros de cama…). Este material es capaz de lucirse hasta en pequeños espacios. Incluso puede ser la base de la decoración, que combinada con unos cuantos detalles atractivos bien elegidos, transformarán la estancia en un lugar de amplias posibilidades.

Fácil instalación. Los trabajos de colocación son bastante más sencillos de lo que imaginas. Además, los nuevos sistemas de instalación en seco de las piezas cerámicas son ideales para los espacios que cambian frecuentemente de aspecto.

Muy práctica. La cerámica es un material resistente y duradero ante el desgaste, el paso del tiempo, la humedad y los cambios de temperatura. Además, una vez colocados, los productos cerámicos no requieren atenciones especiales. La limpieza se realiza con facilidad simplemente con un paño húmedo y, si la superficie presenta suciedad o grasa, se pueden añadir agentes de limpieza como detergentes o lejías.

Asequible para cualquier bolsillo. A la hora de planificar una reforma, la variada oferta cerámica cubre un amplio abanico de precios, sin renunciar por ello a la calidad que siempre garantiza este material.

Personalidad y diseño. Las propuestas más innovadoras conviven con las más atemporales. La variedad de colores, motivos, acabados y formatos de los pavimentos y revestimientos cerámicos multiplican las posibilidades decorativas para personalizar cada estancia de la casa.